Guerrero propone sistema uniforme para el cobro por recogido de basura

La directora de la EPA en la isla dice que no es correcto que cada pueblo tenga su propia forma de facturar.

La directora de la Agencia Federal de Protección Ambiental (EPA) en Puerto Rico, Carmen Guerrero, defendió ayer el cobro por el recogido de basura implantado por varios municipios, al tiempo que abogó por la creación de un sistema uniforme para asegurar el mejor uso del dinero que se recaude.

“He oído que algunos municipios que están impulsando el cobro han dicho que usarán los fondos para mejoras en parques o equipos para sus policías. Pero, lo que hace que estas iniciativas sean exitosas es que los fondos se reinviertan en el manejo de desperdicios sólidos”, dijo.

“Darles otros usos a los fondos recaudados desmotiva a la ciudadanía de participar en los programas”, agregó.

Guerrero indicó que “la fórmula” del sistema de cobro uniforme debe ser creada por la Autoridad de Desperdicios Sólidos (ADS), en coordinación con la Junta de Calidad Ambiental (JCA). Debe ser una fórmula que los municipios “adapten”, según su población y las cantidades de basura que generen en un modelo en el que quienes más generen, más pagan.

Cabo Rojo y Arecibo son dos de los municipios que han implantado el cobro por recogido de basura. Ambas decisiones han sido retadas en los tribunales por la ciudadanía.

Aunque dijo ser consciente de la oposición que este tipo de iniciativa “siempre” genera, Guerrero insistió en que un sistema uniforme, sumado a una campaña educativa, mejora la percepción y aceptación.

“¿Cuánto se debe cobrar? Eso es lo que deben determinar ADS y la JCA, pero lo importante es que exista una fórmula que se pueda replicar. Esa fórmula debe tomar en consideración los distintos costos asociados al manejo de desperdicios: recogido, acarreo, disposición, reciclaje, manejo y operación del vertedero, y cierre y poscierre del vertedero”, sostuvo, tras precisar que el cierre de un vertedero puede costar entre $3 millones y $20 millones, a razón de $200,000 o $300,000 por acre.

Una opción más

Guerrero dejó claro que, si bien favorece el cobro por recogido de basura o pay-as-you-throw, esta no puede ser la única opción de manejo de desperdicios sólidos.

Para que sea efectivo, añadió, debe ir acompañado –por ejemplo– de programas de reciclaje y de prohibiciones a que los vertederos reciban materiales que se puedan reciclar, como los deshechos vegetativos, orgánicos y plásticos.

“Tiene que haber una combinación de programas. Estas iniciativas de pay-as-you-throw dan conciencia a la gente sobre lo que generan, y empiezan a desarrollar más conciencia individual en las decisiones que toman cada día sobre lo que consumen y cómo lo manejan”, manifestó a El Nuevo Día.

Guerrero dijo que los programas de cobro por recogido de basura pueden ayudar a que se genere suficiente material reciclable como para desarrollar en Puerto Rico diversas industrias o exportar.

Hoypor hoy, la tasa de reciclaje apenas llega al 14%, según cifras de la ADS. Por ley –desde 1992–, la tasa debe ser de 35%.

“En la EPA entendemos que hay que ver el reciclaje como un mecanismo, no solo de inversión, sino de generación de empleos y movimiento en la economía. Hay que aumentar los volúmenes de material reciclable para aumentar los mercados, sea aquí o en el exterior”, insistió.

Compartir

Todas las marcas registradas son propiedad de la compañía respectiva o de Publinet Solutions. Se prohibe la reproducción total o parcial de cualquiera de los contenidos que aquí aparezca, así como su traducción a cuaquier idioma sin autorización escrita de su titular.