Se asoma la inauguración del Teatro Puerto Rico en Fajardo

La histórica sala fue totalmente restaurada.

Muchos son los recuerdos de la época en que se disfrutaba de películas, obras y graduaciones en el famoso Teatro Puerto Rico, una estructura de 1930 ubicada en una esquina de la calle Celis Aguilera en el casco urbano de Fajardo. 

Durante casi cinco décadas, el inolvidable espacio cultural formó parte fundamental de la historia del pueblo. 

Pero este ícono cultural poco a poco fue desplazado y la llegada de las grandes cadenas de cines a la Isla hizo que el escenario sucumbiera. Ya para octubre del 2005 no aguantó más y el show terminó para el Teatro Puerto Rico.

Desde entonces, el espacio ha estado cerrado y solo quedaban las memorias de quienes tuvieron la oportunidad de disfrutar del teatro propiedad de la familia Molinaris. Pero, tras 12 años de silencio y tras una restauración a un costo de $1, 349,077, en pocos meses volverá a subir el telón. 

“Esto es considerado un monumento histórico. Es un patrimonio cultural y queríamos revivirlo, así como también estamos considerando revivir otros edificios históricos del pueblo de Fajardo.  El teatro se llamará Teatro José Lugo Emanuelli, en honor al director de Guasábara Combo, quien falleció muy joven de cáncer y luego ganó un Grammy (2017). Pero también queremos rendirle tributo a uno de los fundadores de este escenario, Rafael ‘Rapi’ Molinari (fallecido en el 2008), por lo que la sala principal llevará su nombre”, expresó Aníbal Meléndez durante un recorrido exclusivo con Horizonte por las remozadas instalaciones.

Al entrar al edificio, se respira un nuevo aire.  Atrás quedaron las paredes oscuras y el clásico telón rojo. Ahora el tono azul cobra protagonismo desde la pintura exterior de la estructura hasta las 630 butacas que adornan la sala.  El telón también es azul pero en un tono más intenso, lo que le imparte elegancia al escenario. En cambio, las paredes de la sala principal tienen un efecto en tono de madera clara que, visualmente, amplia el área y le imparte un toque sofisticado.  De igual forma, la recepción, los baños, y las áreas tras bastidores reflejan un aire de renovación. 

“Toda la estructura se mantuvo casi exacta, solo hubo que restaurarla. Se hizo un salón nuevo considerando que se den actividades donde se necesite un área tras bastidores, por lo que hubo que extender la estructura por el lado izquierdo. Los baños tampoco cumplían con los requerimientos, por lo que eliminamos unas áreas de almacenamiento que había mal distribuidas y las convertimos en baños. En la segunda planta se creó un área VIP y el escenario hubo que extenderlo un poco para que cumpliera con ciertas regulaciones para las presentaciones”, especificó Glenis Otero, vice alcaldesa de Fajardo.

Por su parte, el alcalde se mostró complacido con el proyecto y con lo que este significa para el municipio de Fajardo.

“Esta es la reconstrucción de un teatro que tiene historia.  Años atrás todo el  mundo se graduaba aquí y esas memorias no se olvidan. Tampoco se olvidan las tardes de cine dominicales que eran actividades que como público disfrutamos mucho. Es un lugar importante para el pueblo de Fajardo”, rememoró Meléndez Rivera. 

Meléndez espera poder inaugurarlo entre los meses de agosto y septiembre, ya que aún se continúan ultimando detalles dentro y fuera de las instalaciones. Mientras tanto, el municipio planea establecer una Alianza Publico Privada (APP) para el manejo del teatro. 

“El proceso de privatización puede ser extenso, por lo que el municipio manejará las riendas del teatro hasta que se concreten los procedimientos. Pero, dentro de la privatización, la ley nos permite trabajar unos acuerdos para que, por ejemplo, se realicen graduaciones y actividades a unos costos razonables para que el pueblo se pueda beneficiar”, culminó el alcalde.

Compartir

Todas las marcas registradas son propiedad de la compañía respectiva o de Publinet Solutions. Se prohibe la reproducción total o parcial de cualquiera de los contenidos que aquí aparezca, así como su traducción a cuaquier idioma sin autorización escrita de su titular.